Menú Menú

¿Qué significa "Defund the Police"?

Defund the Police, un año después. Esta es una breve guía de la demanda que sigue sacudiendo a Estados Unidos.

El verano pasado, en el apogeo del movimiento BLM, la frase "Defund the Police" se convirtió en un grito de guerra de los manifestantes contra la brutalidad policial.

Un año después, y la demanda no se ha calmado. El apoyo de representantes como Cori Bush y Alexandria Ocasio-Cortez, así como una fuerte reacción violenta de ambos lados del espectro político, destaca la continua prevalencia del debate.

Pero, ¿qué significa realmente "Defund the Police"?


¿De dónde vino?

El lema oficial 'Defund the Police' fue popularizado por Colectivo de visiones negras poco después del asesinato de George Floyd, pero las raíces de la idea se remontan a la historia de Estados Unidos.

En 1935, el activista afroamericano WEB Du Bois escribió sobre la 'abolición-democracia', que abogaba por la eliminación de instituciones arraigadas en prácticas racistas y opresivas.

Du Bois se refería a las fuerzas policiales blancas, que tenían sus orígenes como patrullas de esclavos, así como prisiones y arrendamiento de convictos.

30 años después, los activistas de derechos civiles abogaron abiertamente por la eliminación de fondos o la abolición total de los departamentos de policía, en particular Angela Davis.

Avance rápido hasta el día de hoy, y varios miembros del 'Escuadrón' demócrata, incluidos AOC y Cori Bush, se unen a las organizaciones de base en sus llamados a 'Defund the Police'.


Qué significa eso?

Defund the Police representa un movimiento que aboga por la desinversión de fondos de los departamentos de policía en diferentes formas de apoyo comunitario y seguridad pública.

Los fondos reasignados se destinarían a servicios sociales, vivienda, educación y servicios para jóvenes, atención médica y otras redes de apoyo comunitario.

Se cree que esta inversión en las comunidades actuaría como una disuasión del crimen mucho más eficiente que la vigilancia al abordar problemas sociales como la pobreza, las enfermedades mentales y el abuso de sustancias.

Como muchos movimientos sociales, 'Defund the Police' es un término general que cubre una variedad de puntos de vista unidos bajo el mismo principio general.

Mientras que algunos activistas buscan una desfinanciación y una reasignación modestas, los pensadores más radicales abogan por la desinversión completa como el camino hacia la abolición de los servicios policiales como los conocemos hoy.

Los activistas Phillip McHarris y Thenjiwe McHarris defienden que un cambio en la financiación de los servicios sociales que mejoraría la salud mental, la adicción y la falta de vivienda es un uso mucho mejor del dinero de los contribuyentes que la vigilancia.


¿Por qué la gente lo apoya?

Algunas de las razones de la ola de apoyo principalmente de base para desfinanciar a la policía provienen de la ineficacia percibida de la fuerza policial actual y de cualquier intento alternativo de reformarla.

Los defensores se apresuran a señalar la baja tasa de éxito de la policía en Estados Unidos: la "tasa de aprobación" nacional (también conocida como casos resueltos) de homicidios fue del 64.1% en 2015, en comparación con el 90% en la década de 1970.

Aproximadamente el 70% de los robos y el 47% de los asaltos agravados no se aclaran cada año, y el 90% de los detenidos en las paradas y cacheos realizados por la policía de Nueva York no cometían ningún delito y no tenían armas.

De hecho, cuando en 2014 y 2015 la policía de Nueva York organizó una "desaceleración" para demostrar que la ciudad sería menos segura si hicieran menos trabajo policial, se demostró que lo contrario era cierto.

Los agentes se tomaron un descanso de atacar los delitos de bajo nivel ("vigilancia de la ventana rota") para demostrar que la delincuencia aumentaría, cuando en realidad hubo una caída del 3 al 6%.

Además, como lo destaca el caso de George Floyd y muchos otros, la fuerza policial es acusada repetidamente de racismo institucional, desde la brutalidad policial contra los estadounidenses negros hasta las masas de casos sin resolver de mujeres indígenas desaparecidas.

El Dr. Rashawn Ray también señala que debido a la enorme financiación que se destina a la fuerza policial, sobre otros servicios sociales (en las últimas cuatro décadas, el costo de la vigilancia en los EE. UU. Se ha triplicado), la policía está convocada para hacer frente a numerosos -Cuestiones relacionadas con la policía.

"Responden a todo, desde baches en las calles hasta gatos atascados en un árbol", explica, y lo que es más urgente, "se les pide cada vez más a los agentes de policía que completen el papeleo y los formularios en línea".

El caso de Breonna Taylor, cuyos informes, en su mayoría en blanco, enumeraron sus lesiones como "ninguna", muestra que se está desatendiendo esta documentación crucial.

Ray sugiere que reducir la carga de trabajo de los oficiales a través de iniciativas como la desfinanciación y la reasignación aumentaría la probabilidad de resolver delitos violentos,

Claramente, existe un fuerte sentimiento de que la policía no está haciendo su trabajo lo suficientemente bien. Entonces, ¿qué pasa con la reforma?

Bueno, esa tampoco es la solución, según el profesor y coordinador del Proyecto de Policía y Justicia Social en Brooklyn College, Alex S. Vitale.

"Los intentos de reformar las prácticas policiales durante los últimos cinco años han fracasado".

Minneapolis, el estado en el que George Floyd fue asesinado, había recibido capacitación sobre prejuicios implícitos, desescalada e intervención en crisis. Habían diversificado el liderazgo del departamento, adoptado cámaras corporales, traído reformadores y mejorado los sistemas de alerta temprana para identificar a los agentes problemáticos. Ayudaron a liderar una campaña nacional para reparar las relaciones entre la policía y las comunidades a las que se supone que sirven.

Claramente, estas reformas no funcionaron.

Los partidarios del movimiento argumentan que la reforma de un sistema quebrado nunca dará resultados; en cambio, debe haber una revisión completa de la forma en que enfrentamos el crimen.

La inversión en educación y servicios para jóvenes para prevenir el flujo de escuela a prisión, la inversión en centros de rehabilitación para ayudar a abordar la adicción y el abuso de sustancias, y la inversión en viviendas asequibles para prevenir la falta de vivienda o atrapar a personas en hogares abusivos son solo algunos de los ejemplos de reasignación de fondos que el movimiento tiene en mente.


¿Pasará?

El presidente Joe Biden se ha distanciado firmemente del movimiento "Defund the Police", junto con la "mayoría" de los demócratas, pero esto no significa que la causa haya terminado.

Los movimientos de base en ciudades de todo Estados Unidos han provocado un cambio real a nivel local y regional.

Austin, Texas, ha recortado directamente aproximadamente 20 millones de dólares del departamento de policía y ha sacado 80 millones de dólares del departamento transfiriendo algunos servicios fuera de la aplicación de la ley.

En cambio, este dinero se ha destinado a socorristas de salud mental, programas de abuso de sustancias, servicios para personas sin hogar, servicios médicos para COVID-19 y más.

Más recientemente, la ciudad de Nueva York ha probado el envío profesionales de la salud mental en lugar de equipos de policía a llamadas de salud mental.

Junto con Austin y la ciudad de Nueva York, hay al menos otras 11 ciudades en todo Estados Unidos que se han comprometido a retirar fondos de la fuerza policial desde agosto de 2020.

Claramente, aún queda un largo camino por recorrer y muchos obstáculos, pero 'Desfinanciar a la Policía' es más que un eslogan. Es un movimiento que tiene historia, impulso y respaldo, y en los últimos años ha tenido avances.

 

Boletín Thred!

Suscríbase a nuestro boletín de noticias positivo para el planeta

Accesibilidad