Buscar
Menú Menú

Los hábitos de escuchar en voz alta ponen en riesgo la pérdida de audición para mil millones de jóvenes

Sal a caminar y te será difícil encontrar a alguien. no usando auriculares. Pero, ¿podría este hábito cotidiano ser perjudicial para nuestra audición a largo plazo? Varios estudios recientes dicen que sí, si no tenemos cuidado.

Lo siento, ¿qué fue eso? No pude oírte debido a mi RUIDOSO gusto por la música.

Nuevos estudios sugieren que más de mil millones de jóvenes en todo el mundo corren el riesgo de perder la audición debido a los malos hábitos de escuchar música. Un total de 1 estudios han recopilado datos de más de 33 personas para determinar cómo el consumo de audio está causando estragos en nuestros tímpanos.

Se ha reconocido que el control deficiente del volumen, cuando se escucha música por encima del nivel de volumen recomendado o se asiste a lugares, conciertos y festivales con altavoces extremadamente fuertes, es un catalizador grave de la pérdida auditiva a largo plazo.

En general, los niveles de audio seguros se sitúan entre 60 y 85 decibelios. Pero la investigación sugiere que la mayoría de nosotros consumimos música a niveles de 90 a 100 decibelios con regularidad. Según el primer estudio realizado sobre el tema, las cosas empeoran aún más dentro de los locales de música.

Así que profundicemos más en los hallazgos.


Exposición a sonidos fuertes en aumento

Después de familiarizarme con los datos, puedo estar seguro de que no soy el único al que sus amigos le dicen regularmente que escucho mi música demasiado alta.

Según encuestas realizadas por la Universidad Médica de Carolina del Sur, al menos el 24 por ciento de las personas de 12 a 35 años escuchan música a niveles peligrosos en su tiempo libre.

Eso significa que 665 millones de personas corren el riesgo de perder su capacidad auditiva por subir demasiado el volumen de sus auriculares personales. Si este es nuestro nivel de audición estándar, es probable que muchos de nosotros ya estemos en camino de tener problemas de audición.

Las personas que asisten regularmente a lugares de entretenimiento ruidosos corren un mayor riesgo, ya que los altavoces gigantes emiten niveles de sonido de 104 a 112 decibeles en promedio. La investigación sugiere que más del 48 por ciento de los jóvenes, o 1.35 millones de personas, se dañan los oídos al asistir a este tipo de reuniones.

Vale la pena señalar que el daño no tiene que ocurrir de la noche a la mañana. El daño auditivo puede empeorar a lo largo de nuestras vidas, aunque es posible que experimente un zumbido temporal en los oídos después de eventos ruidosos.

La mayoría de los científicos están de acuerdo en que la exposición regular a ruidos fuertes a una edad temprana hace que las personas sean más vulnerables.

Entonces, además de repensar la cantidad de veces que tocamos el botón 'subir volumen' en nuestros teléfonos inteligentes y optamos por no pararnos junto al altavoz en bares o festivales, ¿qué harán los jóvenes si el daño ya está hecho?


¿Cómo nos las arreglaremos?

Curiosamente, la solución al problema podría provenir directamente de una de las fuentes originales. Esto se debe a que ciertos auriculares que se usan para escuchar música ahora pueden funcionar como dispositivos que mejoran la audición.

Por ejemplo, los AirPods Pro de Apple ahora pueden elevar los sonidos y las voces del entorno a través de funciones especializadas como 'Live Listen'. En lugar de usar audífonos típicos, los jóvenes pueden recurrir al uso de la misma tecnología que dañó su audición en primer lugar para poder sobrellevar la situación más adelante.

Enmarcado dentro de la actual crisis del costo de vida, el costo de AirPods Pro podría hacer que muchas personas los desestimen. Aun así, en comparación con los audífonos tradicionales, que cuestan entre 1.5 y 10 XNUMX libras esterlinas, pueden ser la opción más atractiva.

La buena noticia es que la tecnología está mejorando cada día. No sería una mala suposición decir que numerosos competidores igualarán la tecnología de Apple pronto. Aún así, la prevención es mucho mejor que la adaptación.

Quizás sea el momento de evaluar nuestros hábitos y afrontar el ruido.

 

Boletín Thred!

Suscríbase a nuestro boletín de noticias positivo para el planeta

Accesibilidad