Menú Menú

Cómo la música refuerza el bienestar mental y las conexiones sociales

La música a menudo se considera una forma agradable de entretenimiento, pero un creciente conjunto de investigaciones científicas y sociológicas está demostrando cómo la música mejora la fuerza de las vías neuronales de nuestro cerebro y nos ayuda a fomentar vínculos sociales profundos.

Una cosa buena de la música es que cuando te golpea, no sientes dolor.

El legendario Bob Marley cantó esta letra en 1971 y desde entonces los amantes de la música la han repetido innumerables veces.

¿Qué tiene la música que nos conmueve, literal y figuradamente? ¿Cómo puede el sonido de unas cuantas notas despertar emociones que pensábamos que habían estado enterradas durante mucho tiempo y al mismo tiempo ayudarnos a sentirnos más cerca de los demás? ¿Por qué las melodías, al igual que los idiomas, a menudo se conservan en la mente de los pacientes que viven con pérdida de memoria?

Los estudios en neurología, psicología y sociología se han propuesto buscar respuestas a estas preguntas. Muchos sugieren que es la capacidad de la música para activar una asombrosa cantidad de regiones y redes en el cerebro (aquellas responsables del pensamiento, el procesamiento, el aprendizaje y el movimiento) lo que la convierte en una experiencia invaluable para los seres humanos.

Los científicos ahora pueden visualizar la activación que tiene lugar en nuestro cerebro gracias a la ayuda de la tecnología, pero está claro que el poder de la música trasciende más allá de sus beneficios neurológicos. Tiene la capacidad de conectar a personas de todas las culturas, etnias y creencias a través de un interés compartido, ayudándonos a encontrar un terreno común para disfrutar y dejar ir.

Analicemos exactamente cómo la música puede hacer esto, comenzando por cómo activa las vías neuronales de nuestro cerebro hasta cómo mejora nuestra salud mental y fortalece nuestros vínculos sociales.

Música y neurología

Si al escuchar una determinada canción sientes que te pica el cerebro, es porque (en cierto modo) lo es.

La música tiene un profundo impacto en nuestra neurología y el acto de escucharla resulta en la activación de algunas de las "redes más amplias y diversas del cerebro", según Estudios de salud de Harvard.

No sólo desencadena la activación de la corteza auditiva del cerebro cerca de nuestros oídos, sino que forma conexiones neuronales con áreas más amplias, incluidas las responsables de la regulación emocional (amígdala), la función motora (cerebelo) y la memoria (hipocampo).

A raíz de este descubrimiento, los estudios científicos postulan que la música es capaz de agudizar nuestras habilidades cognitivas. El "efecto Mozart" sugiere que escuchar música clásica, en particular composiciones de Mozart, mejora temporalmente el razonamiento espacio-temporal y la capacidad de resolución de problemas.

Estos hallazgos enfatizan el potencial de la música para mantener y aumentar la agilidad mental, manteniendo nuestro cerebro sano, activo y alerta.

Cómo la música afecta tu cerebro | Empresa

Música y salud mental

En un mundo donde el ritmo de la vida puede ser a menudo caótico y exigente, la música se ha convertido en un bálsamo tranquilizador para la mente de muchas personas.

Más allá del mero placer auditivo, la música ofrece una amplia gama de beneficios para la salud mental que resuenan en las personas que buscan consuelo y serenidad. Curiosamente, los estudios han demostrado que escuchar música triste cuando estamos de mal humor puede ayudarnos a sentirnos comprendidos, amados y animados.

Al desencadenar recuerdos y sentimientos de nostalgia, muchas personas se encuentran con sentimientos adicionales de gratitud por sus propias experiencias de vida positivas al escuchar canciones que reconocen.

Además, se sabe que la estimulación que se produce al escuchar la naturaleza rítmica y repetitiva de la música (desde acordes amplios hasta letras familiares) contribuye a la reducción del estrés y equilibrio emocional.

Esto hace de la música un poderoso antídoto contra la implacable cacofonía del mundo moderno, permitiendo a los individuos encontrar su propia armonía interna.

Gracias a sus características de mejora del estado de ánimo, muchos estudios afirman que la música tiene el potencial de ser una 'droga muy adictiva', ya que activa el área de nuestro cerebro que busca placer y recompensa –el núcleo accumbens–. liberando un subidón de dopamina similar al de la cocaína.

El poderoso efecto de la música en el cerebro

Tiene sentido, entonces, que la musicoterapia se haya convertido en un campo que atrae reconocimiento y valor generalizados.

La práctica continúa promoviendo la música como herramienta para aliviar la ansiedad y la depresión, ayudar a mantener el habla y el lenguaje en las personas mayores y mejorar la calidad de vida tanto de los pacientes como de sus cuidadores.

Por estas razones, el campo implementa técnicas de escucha musical para ayudar en la rehabilitación de los supervivientes de un accidente cerebrovascular y cuándo brindando cuidado para pacientes con Alzheimer.

Más allá de la esfera mental, escuchar música genera reacciones fisiológicas que ayudan luchar contra la depresiónreducen la presión arterial y  reduce el dolor.

Está claro que la música no sólo mejora las funciones cognitivas y la resonancia emocional, sino que también ejerce efectos tangibles en nuestro bienestar fisiológico. Esta gran cantidad de investigaciones refuerza la idea de que la música no es simplemente una forma de entretenimiento, sino una poderosa herramienta para nutrir y enriquecer la mente humana.

Running Up That Hill': Cómo la música afecta el cerebro - Pepperdine Gráfico

Música y relaciones sociales.

A lo largo de la historia y de las culturas, la música ha sido una poderosa herramienta para establecer, preservar y celebrar identidades culturales.

Incluso hoy en día, la música puede fomentar comunidades diversas a través de festivales y conciertos, donde personas con ideas afines de todo el mundo se unen en un solo lugar para compartir su amor común por la música.

En estos eventos, las personas pueden expresar una amplia gama de emociones, desde alegría hasta tristeza. Aprovechar esta salida emocional puede ser particularmente terapéutico, ya que ayuda a las personas a procesar sus sentimientos y conectarse con otras personas que comparten experiencias similares. Esto ve festivales convertirse en una fundación para formar conexiones sociales profundas entre sí.

No sorprende que muchos asistentes al festival informar sentimiento un sentido de unidad y pertenencia en tales eventos.

Sin mencionar que la música une a las personas en una acción compartida y un objetivo común.

Ya sea cantando en un coro, bailando en un concierto o disfrutando de la música con amigos, promueve el vínculo social y tiene la capacidad de fortalecer las relaciones interpersonales.

Un papel escribe: 'Si es un lenguaje, la música es un lenguaje de sentimiento. Los ritmos musicales son ritmos de vida. La música con tensiones, resoluciones, crescendos y diminuendos, tonalidades mayores y menores, retrasos e interludios silenciosos, con un desarrollo temporal de los acontecimientos, no nos presenta un lenguaje lógico, sino que revela la naturaleza de los sentimientos con un detalle y una verdad que el lenguaje No puedo acercarme.

En los últimos años, nuestros servicios de transmisión favoritos han demostrado cuánto pueden ser una herramienta para la construcción de relaciones y la comunicación. Continúan lanzando funciones que nos animan a conectarnos con otras personas utilizando la música como nuestra voz.

Un gran ejemplo de cómo las plataformas de música se han propuesto fomentar la escucha social es la función 'Blend' de Spotify, que permite a los usuarios generar una lista de reproducción con amigos en función de sus gustos musicales combinados.

Si la música es un lenguaje, es un universal uno de hecho. Ya sea un tambor tocando alrededor de una fogata, un coro cantando al unísono dentro de una iglesia o una lista de reproducción digital compartida por WhatsApp por un amigo, la música es una parte importante de la experiencia humana.

Sus amplios beneficios, desde el punto de vista mental, físico, emocional y social, parecen casi ilimitados.

Accesibilidad