Menú Menú

Namibia elimina la transmisión maternoinfantil del VIH y la hepatitis B

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elogiado a Namibia por su éxito sin precedentes en la eliminación de la transmisión maternoinfantil del VIH y la hepatitis B. El país se convierte en el primero de África en alcanzar tal hito.

Durante años, Namibia luchó contra los efectos devastadores del VIH y la hepatitis B, particularmente entre las mujeres embarazadas y los recién nacidos.

Según la Organización Mundial de la Salud, el país alberga a más de 200,000 personas que viven con el VIH y las nuevas infecciones han afectado continuamente a las mujeres.

El país enfrentó desafíos formidables, incluido el acceso limitado a los servicios de atención médica y la concientización, y las disparidades socioeconómicas, que exacerbaron las tasas de transmisión de estos virus de madres a hijos.

La situación sanitaria en Namibia era terrible, con altas tasas de prevalencia del VIH y la hepatitis B que planteaban amenazas importantes para la salud materna e infantil. El acceso a la atención prenatal y a la terapia antirretroviral (TAR) era a menudo inadecuado, lo que daba lugar a casos evitables de transmisión maternoinfantil y a una asombrosa carga de morbilidad.

Sin embargo, el gobierno de Namibia, en colaboración con socios internacionales y organizaciones de base, se embarcó en una iniciativa sanitaria integral y ambiciosa para combatir estas epidemias.

A través de sólidas estrategias de prevención, un mayor acceso a pruebas y tratamientos y esfuerzos de participación comunitaria, Namibia implementó un enfoque multifacético para abordar frontalmente la transmisión del VIH y la hepatitis B.

Para el éxito de Namibia fue fundamental la ampliación de los programas de prevención de la transmisión maternoinfantil (PTMI), que proporcionaban a las mujeres embarazadas servicios sanitarios esenciales, incluidas pruebas del VIH, asesoramiento y medicación antirretroviral.

Además, se intensificaron los esfuerzos para promover prácticas de parto seguras y fomentar la lactancia materna exclusiva, reduciendo aún más el riesgo de transmisión viral de madre a hijo.

Según la OMS, Namibia ha logrado la disponibilidad casi universal de pruebas de VIH para mujeres embarazadas, junto con un mejor acceso al tratamiento, lo que ha resultado en una notable disminución del 70% en la transmisión vertical en las últimas dos décadas.

Sorprendentemente, en 2022, solo el 4% de los bebés nacidos de madres VIH positivas contrajeron el virus. Además, casi el 80% de los recién nacidos recibieron la administración oportuna de la vacuna contra la hepatitis B, un indicador crucial del progreso hacia los objetivos de eliminación.

La culminación de estos esfuerzos concertados fue reconocida por la OMS, que declaró oficialmente el logro de Namibia en la eliminación de la transmisión maternoinfantil de la hepatitis B y el VIH. La OMS otorgó al país el estatus de "nivel plata" y "nivel bronce" para ambos, respectivamente.

El Dr. Matshidiso Moeti, Director Regional de la OMS para África, elogió el logro de Namibia y afirmó: "Este es un logro histórico de Namibia que demuestra las posibilidades de salvar vidas de un liderazgo político comprometido y una implementación efectiva de las prioridades de salud pública".

"Con esfuerzos concertados, podemos acelerar el progreso para alcanzar los objetivos de poner fin a la transmisión maternoinfantil del VIH, la hepatitis B y la sífilis: la triple eliminación".

El reconocimiento de la OMS no sólo ha traído elogios internacionales a Namibia sino que también ha reafirmado la dedicación del país para mejorar los resultados de la atención sanitaria y salvaguardar el bienestar de su población.

Accesibilidad