Menú Menú

Las naciones europeas consideran adoptar la siesta para hacer frente a las olas de calor

España ha sido durante mucho tiempo famosa por sus siestas. Ante las temperaturas globales más altas y el aumento de las olas de calor, otros países europeos están considerando adoptarlos.

Las olas de calor brutales han estado en el centro de las experiencias de verano europeas en los últimos años. A medida que continúan llegando con mayor intensidad, es hora de que las naciones consideren diferentes estrategias para hacerles frente.

Una solución que ya ha demostrado ser efectiva en varios países es la siesta, una tradición de tomar una siesta al mediodía y descansar durante las horas más calurosas del día.

A medida que los efectos del cambio climático se vuelven más pronunciados, la adopción de la siesta podría proporcionar un enfoque práctico para los países europeos, que ayuda a reducir los efectos negativos para la salud causados ​​por las olas de calor y también promueve el bienestar general.

La siesta tiene sus raíces en el tejido cultural de los países mediterráneos y refleja la sabiduría de adaptar las rutinas diarias al clima local. Durante una siesta, la gente se retira al interior, cerrando persianas y persianas para protegerse del fuerte sol.

Al tomar una siesta o descansar, conservan energía y evitan el esfuerzo físico que puede causar el calor excesivo.

Hora de una siesta - John Dabell

En las últimas semanas, los funcionarios de salud pública alemanes han estado pidiendo a su gobierno que imite la costumbre española de cerrar las tiendas entre las 2 y las 4 de la tarde. Una "siesta durante el calor ciertamente no es una mala sugerencia", dijo Karl Lauterbach, ministro de salud de Alemania.

A la luz de las temperaturas del mediodía que superan los 30 ° C, los médicos locales también se pronunciaron a favor de adoptar la costumbre y dijeron: "Levantarse temprano, trabajar productivamente por la mañana y tomar una siesta al mediodía es un concepto que debemos adoptar en los meses de verano". .

Varios estudios científicos han demostrado que las olas de calor pueden deteriorar las funciones cognitivas y productividad general. La incorporación de un descanso al mediodía puede mejorar el enfoque y la claridad mental, lo que resulta en un mejor desempeño y toma de decisiones durante las horas más frescas del día.

Sin mencionar que la exposición prolongada al calor extremo puede provocar enfermedades relacionadas con el calor. Una siesta permite que las personas se recuperen y recarguen energías, lo que reduce el riesgo de agotamiento por calor y golpe de calor. Descansar lo suficiente también es compatible con el sistema inmunológico, lo que ayuda al cuerpo a sobrellevar el estrés y las condiciones extremas.

Una breve historia de la siesta española | Viaje Cultural

Aunque Europa se ha demorado en adoptar el aire acondicionado, los ciudadanos están comenzando a darse cuenta de que pronto no tendrán otra opción. Al abrazar las siestas, los países europeos pueden reducir la necesidad de tener unidades de aire acondicionado en funcionamiento en empresas y oficinas durante todo el día, para continuar con su estilo de vida sostenible.

La reducción del consumo de energía durante las horas pico de calor podría aliviar la presión sobre las redes eléctricas, reducir la demanda general de energía y evitar un aumento de las emisiones.

Y obviamente, si todos nos vamos a casa, a nuestras casas familiares o pisos compartidos durante el día, las siestas nos brindarán la oportunidad de reunirnos, compartir una comida y pasar tiempo de calidad juntos. Estos momentos pueden fortalecer los lazos sociales, generar resiliencia y promover el bienestar emocional.

Dicho esto, si bien los beneficios están bien documentados, adoptar la siesta en países con diferentes culturas laborales podría ser un desafío.

Los horarios de trabajo y las expectativas sociales deberán ajustarse, lo que requerirá una planificación y comunicación cuidadosas. Sin embargo, se pueden extraer consejos sobre cómo abordar el horario de países que ya han integrado con éxito las siestas, como España y Grecia.

Ante un mundo que se calienta, la siesta puede emerger en todo el mundo como algo más que una simple siesta. Podrían comenzar a verse como una herramienta estratégica para que las sociedades hagan frente a un mundo que se calienta.

Accesibilidad