Menú Menú

¿Por qué los conflictos aislados conducen a un aumento de los delitos de odio a nivel mundial? Israel-Palestina explorado

Líderes de todo el mundo han expresado su preocupación por el aumento de la xenofobia y el racismo tras el reciente resurgimiento de la crisis israelo-palestina.

La batalla de once días entre los ejércitos israelí y palestino ha llegado a su fin, con ambas partes declarando un alto el fuego desde el 21st de mayo.

Al menos 230 palestinos y 12 israelíes murieron en los ataques, lo que convierte este período en el resurgimiento más mortífero del conflicto en los últimos años.

Aunque las fuerzas armadas israelíes y Hamas (el movimiento de resistencia palestino) han acordado dejar de incitarse a la violencia entre ellos, las tensiones entre las dos comunidades en Israel-Palestina no se sofocarán de la noche a la mañana.

Es probable que este complejo conflicto exista dentro de Israel-Palestina como lo ha hecho durante cientos de años.


Una breve reseña

Tanto israelíes como palestinos han defendido su derecho a la propiedad de esta zona del Medio Oriente, que conocemos como Israel. Jerusalén, la ciudad capital, es considerada una importante tierra santa tanto para los judíos israelíes como para los musulmanes y cristianos palestinos.

Las dos comunidades han coexistido en breves momentos, con palestinos e israelíes rezando en el lugar sagrado con regularidad en la capital.

Sin embargo, la lucha sobre quién posee la tierra sagrada está siempre presente debajo de la superficie, generando una inmensa tensión que se intensifica aún más por la discriminación étnica y las diferentes creencias religiosas.

Cuando Israel fue declarado país en 1948, la ONU, con el objetivo de satisfacer a los dos grupos que vivían allí, dividió la tierra entre las comunidades israelí y palestina, y los palestinos residían en la tierra que rodeaba Jerusalén.

Los israelíes, descontentos con este resultado, se apoderaron de la ciudad de Jerusalén y comenzaron a expulsar a los palestinos de la tierra que se les asignó, lo que convirtió a cientos de miles de palestinos en refugiados.

Dos millones de palestinos se han visto obligados a trasladarse a la Franja de Gaza, una región costera relativamente pequeña en el lado occidental de la nación, así como al territorio ocupado denominado Cisjordania.

Otros refugiados palestinos han huido a países vecinos como Jordania, Siria y Líbano.

En los días previos al resurgimiento de la violencia de este mes, las familias palestinas que vivían en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén oriental protestaban contra una orden judicial israelí reciente que aprobó la decisión de desalojarlos de sus hogares para dar paso a los colonos israelíes.

Un video se volvió viral en línea cuando capturó el momento en que un colono israelí le dijo a un propietario palestino: "Si no robo tu casa, alguien más la va a robar".

Los inminentes desalojos forzosos de palestinos inocentes se han citado como uno de los muchos catalizadores de la violencia que se desarrolló durante la próxima semana y media.

Una batalla de bandos desiguales

El gobierno israelí gobernante se ha asegurado durante mucho tiempo el apoyo de naciones más grandes y poderosas como los Estados Unidos y el Reino Unido, que han provisto al ejército nacional de modernas armas de guerra y protección portátil.

Palestina, por otro lado, tiene una línea de defensa mucho más débil.

Hammas, formada por la necesidad de protección de los palestinos y una motivación para reclamar la propiedad de la tierra que les fue asignada, no ha sido equipada con el tipo de arsenal militar proporcionado a las fuerzas israelíes.

Esta dinámica de poder desigual ha permitido a Israel ejercer una autoridad intensa sobre los palestinos que, como resultado, han sido etiquetados como ciudadanos de segunda clase.

El control primario sobre las fronteras, el espacio aéreo, la inmigración y la emigración son en poder del gobierno israelí. El movimiento de mercancías, la seguridad nacional y el registro de la población nacional también están a cargo de Israel.

Esto ha hecho que sea cada vez más difícil para los palestinos obtener cualquier forma de estatus legal o tarjetas de identificación.

Por lo tanto, Israel ha tenido rienda suelta para moldear leyes y políticas a favor de su propia demografía otorgándose más poder político y reclamando la propiedad de la tierra.

Mientras los palestinos-musulmanes se reunían para orar durante el mes sagrado de Ramadán, La policía israelí llegó sin previo aviso usando gas lacrimógeno y granadas paralizantes para dispersar a la multitud de la mezquita de Al-Aqsa, que es uno de los lugares más sagrados del Islam, además de ser el lugar más sagrado, conocido como el Monte del Templo, en el judaísmo.

Los palestinos, enojados por semanas de creciente presión para evitar que visiten el lugar sagrado en Jerusalén Este, respondieron arrojando piedras a la policía israelí.

Este momento de represalia fue un punto de inflexión clave, que resultó en la última erupción de violencia.

¿Cuál ha sido la respuesta global?

Muchos líderes occidentales se han mostrado aprensivos al condenar a los ejércitos israelí o palestino. Las Naciones Unidas sugirieron las conversaciones de paz como una vía para el camino a seguir.

La falta de posicionamiento conciso o la interferencia de gobiernos poderosos ha frustrado a quienes monitorean la situación en todo el mundo, provocando protestas en cien ciudades importantes, desde Nueva York hasta Londres, Ciudad del Cabo y Auckland.

El apoyo de los manifestantes es mixto. Una gran mayoría ve a los palestinos como víctimas de décadas de opresión, mientras que otros apoyan la determinación de Israel de apropiarse plenamente de la tierra.

Sin embargo, varias comunidades judías internacionales han hablado en contra del enfoque violento del gobierno israelí, argumentando que el uso de medidas opresivas hacia cualquier grupo es una representación inexacta de sus valores.

El hashtag #NOTINOURNAMES fue tuiteado por jóvenes comunidades judías en Europa para urgencia por la paz sobre el terreno en Israel.

Estos movimientos liderados por ciudadanos son una prueba de que las acciones de los gobiernos no siempre se traducen en las creencias de las comunidades que representan.


La conexión entre crisis y crímenes de odio

En tiempos de conflicto, las emociones se intensifican. En varias ocasiones, las protestas en Europa y Estados Unidos han resultado en vandalismo, acoso verbal y actos de violencia.

Ha aumentado la presencia policial en los mítines para mediar en la tensión, mientras multitudes de manifestantes pro israelíes y palestinos se reúnen en las calles de la ciudad para expresar su descontento.

Solo en el Reino Unido, incidentes antisemitas y antimusulmanes han subido un 500% desde principios de mayo, cuando comenzó el último episodio de disturbios.

Según informes realizados por las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el discurso de odio en los espacios en línea sigue aumentando, con grupos extremistas que operan sin control en las redes sociales, ganando más adeptos y seguidores.

Si bien es importante estar al tanto de los acontecimientos mundiales, así como desarrollar opiniones personales informadas, nunca es aceptable apuntar a los miembros de las comunidades locales como chivo expiatorio de la ira.

Para hablar claramente, apoyar la causa palestina no significa tener opiniones de antisemitismo. Asimismo, apoyar a Israel no permite difundir mensajes islamofóbicos.

Tan fácil como puede ser encontrar y compartir medios que respalden nuestras propias opiniones en línea, Solutions Not Sides tiene desarrolló una guía útil para evaluar los tipos de contenido y narrativas con los que vale la pena comprometerse.

Es vital recordar que las comunidades judías y palestinas que viven en otras áreas del mundo no son responsables de la acción del gobierno y los ejércitos sobre el terreno en Israel.


Dibujar paralelos

Eventos similares se han desarrollado en tiempos recientes, desde un aumento en el simbolismo y la actividad neonazi referéndum posterior al Brexit, para ataques a comunidades asiáticas que viven en el extranjero a medida que los casos de COVID-19 se extienden por todo el mundo.

Parece haber un patrón según el cual, al buscar a alguien a quien culpar en tiempos de dificultad, los miembros inocentes de las comunidades étnicas que viven en otras regiones del mundo se convierten en el objetivo de la violencia.

Los actos de violencia sin sentido motivados por raza, religión, identidad étnica o identidad sexual se clasifican como Un delito de odio que son punibles por ley en la mayoría de los países del mundo.

De pie en solidaridad con any grupo durante tiempos de conflicto no justifica fomentar la hostilidad hacia una oposición percibida.

Participar en estos actos solo contribuye más al problema, sin resolver nada.


Entonces, ¿qué pasa después?

Afortunadamente, el intercambio de violencia armada entre el ejército israelí y Hammas se ha detenido.

La tregua supuso un gran alivio para los palestinos, muchos de los cuales han perdido no solo sus hogares, sino también a familiares y amigos debido a los ataques aéreos en Gaza.

Para los palestinos, el próximo capítulo será uno de reconstrucción tanto en sentido literal como figurado.

Muchos edificios y otras formas esenciales de infraestructura en Gaza deberán repararse, la mayoría de las cuales ya se estaban derrumbando debido a la falta de fondos gubernamentales en la región.

Se ha informado que los funcionarios israelíes han arrepentimiento expresado en privado para llevar a cabo los ataques aéreos, ahora que se están realizando los esfuerzos de relevamiento de los daños.

En un movimiento poco común e inesperado, países vecinos como Egipto y los Emiratos Árabes Unidos están interviniendo para ayudar facilitar las conversaciones de paz.

Es vital que los miembros del público mundial permitan que Israel y Palestina intenten dar un paso más hacia el trabajo a lo largo de su larga historia, sin alimentar actitudes xenófobas y racistas en sus países de origen.

Los enfrentamientos tuvieron lugar en la ciudad de Jerusalén pocas horas después del alto el fuego anunciado, lo que demuestra que para una nación con una historia de conflictos tan larga, navegar por el camino hacia una solución ya será lo suficientemente complejo y complicado.

Dado que las tecnologías en línea brindan una plataforma para ampliar todas las perspectivas, depende de los usuarios asegurarse de que no estamos promoviendo ideologías que alimentan el odio y aumentan el daño a la reputación de las comunidades minoritarias.

Ya sea llamando a otros cuando los escuchamos usando insultos raciales, haciendo un mayor esfuerzo para ser crítico con el contenido que ve en línea o informando publicaciones o cuentas que promueven el discurso de odio, cada pequeña acción ayuda.

Accesibilidad