Menú Menú

¿Por qué los agricultores franceses bloquean las rutas hacia París?

Miles de tractores han bloqueado rutas en la capital mientras los agricultores exigen mejores salarios y menos regulaciones ambientales.

Las tensiones entre los agricultores y el gobierno de Francia alcanzaron un punto de ebullición esta semana, después de que miles de tractores amenazaran con bloquear París por un período indefinido.

La protesta es la culminación de meses de demanda por mejores salarios entre los agricultores franceses, que se sienten amenazados por las regulaciones ambientales y la competencia de las importaciones baratas.

'Esta es la batalla final por la agricultura. Es una cuestión de supervivencia”, dijo un agricultor a un medio de comunicación francés esta semana.

A pesar de los esfuerzos del gobierno por evitar una escalada de las protestas, que los han visto abandonar sus planes para reducir los subsidios al diésel y prometer flexibilizar las regulaciones ambientales, los agricultores siguen exigiendo más acciones.

"Necesitamos respuestas", afirmó Karine Duc, una agricultora del suroeste de Lot-et-Garonne. Se había unido a un convoy de tractores que se dirigía a París, bloqueando rutas vitales hacia la capital.

En las últimas semanas han aumentado en toda Europa las protestas masivas de los agricultores, que se quejan de la caída de sus ingresos y de las políticas ambientales que, en su opinión, socavan su capacidad de competir.

'Queremos […] aumentar la presión. Así que bloquearemos todas las carreteras principales que van hacia y desde París, hasta 30 kilómetros [18 millas] de París', dijo Arnaud Rousseau, jefe del influyente sindicato de agricultores FNSEA.

En respuesta a las protestas, el gobierno francés ha desplegado 15,000 policías y gendarmes.

Pero Rousseau dijo que no era su intención dañar los supermercados, las oficinas de impuestos u otros espacios públicos.

"Nuestro objetivo no es molestar a los franceses ni hacerles la vida difícil", afirmó, "sino presionar al gobierno".

El lunes por la tarde se registraron 97 kilómetros de atascos en las autopistas que conducen a París. Las autoridades aconsejaron a los conductores cancelar o posponer todos los viajes excepto los esenciales, y el ministro del Interior, Gérald Darmanin, advirtió que el bloqueo podría afectar el suministro de alimentos frescos a alrededor de 12 millones de personas.

Los agricultores han compartido que su objetivo es establecer ocho 'puntos de estrangulamiento' en carreteras importantes de París.

Pero a pesar de estas preocupaciones, la protesta de los agricultores ha recibido un apoyo abrumador de en línea usuarios.

"Sin agricultores no hay comida [...] bien hecha Francia", decía un comentario.

'Enhorabuena a estos agricultores y camioneros que están involucrados. Ya es hora de que la gente defienda a los gobiernos de todo el mundo. La gente está harta de pagar impuestos tan duros que apenas pueden vivir», afirmó otro.

La protesta se produce en un momento en que las cuestiones ambientales y el cambio climático están en la vanguardia de las discusiones globales. Francia ha estado aplicando activamente políticas ambientales, con el objetivo de reducir su huella de carbono y promover la agricultura sostenible.

Sin embargo, estas medidas han provocado la resistencia de los agricultores que argumentan que están soportando injustamente la peor parte de la transición. Actualmente se les exige que cumplan ciertas condiciones para recibir subsidios de la UE, incluido el requisito de dedicar el 4% de las tierras agrícolas a áreas "no productivas" donde la naturaleza pueda recuperarse.

Por un lado, la protesta refleja un descontento más amplio dentro del sector agrícola, destacando la necesidad de un enfoque integral y equilibrado de las políticas agrícolas y ambientales.

Por otro lado, las consecuencias económicas podrían ser catastróficas si el estancamiento persiste, con posibles escasez de productos agrícolas e interrupciones en las cadenas de suministro.

De cualquier manera, el resultado de la protesta podría sentar un precedente sobre cómo otras naciones enfrentan los desafíos para lograr la estabilidad agrícola y al mismo tiempo garantizar el bienestar de los trabajadores.

Hasta entonces, los campos alrededor de la capital francesa seguirán llenos de tractores, una imagen apropiada del creciente choque entre agricultura y ambientalismo.

Accesibilidad